Guía completa de coaching en el trabajo

guia-completa-de-coaching-en-el-trabajo.jpg

Guía completa de coaching en el trabajo
Perry Zeus, Suzanne Skiffington
Editorial: McGraw-Hill

Los libros, al margen de que les puedan parecer aburridos y que se duerman con ellos, son una fuente muy importante de conocimientos y, en coaching, esa fuente, como no, también se encuentra en los libros.

El libro que les recomendamos hoy se trata de Guía completa de coaching en el trabajo, una guía para aquellos que desean iniciarse en el coaching ya que explica de forma detallada y sin un lenguaje demasiado técnico los principios básicos del coaching y los conceptos clave que se necesita manejar para comprenderlo.

Con esta guía no vas a entender al 100% el coaching y mucho menos a saber aplicarlo ya que eso nos lo da la experiencia y el estudio, pero sí podrás encauzar y ver los errores que puedes estar cometiendo tú mismo.

Miedo al fracaso

Cuando estás trabajando uno de los miedos que puedes tener es el no poder hacer bien las cosas. Siempre se piensa de forma negativa, tanto en lo profesional, como en lo personal. Es muy posible que pienses que va a salir mal, que no sabes, etc.

Por eso, cuando te plantean el coaching, es más que normal hacerte preguntas del tipo: ¿me ayudará? ¿Puedo intentarlo y ver qué pasa? ¿A lo mejor me sirve?

Muchos, cuando se plantean el coaching, desisten inmediatamente de la idea porque piensan que el coaching es tener a una persona a tu lado que te va a decir lo que tienes que hacer en todo momento y, por ello, a someterte a las burlas de compañeros y amigos que piensan que no eres capaz de tener éxito por tí mismo.

Pero el coaching sabemos que no es eso. Nadie te va a criticar ni a examinar ni a correr riesgos porque un coaching no te va a decir lo que tienes que hacer, te va a asesorar, no a elegir.

En este caso el fracaso seguirá latente en nosotros pero nos daremos cuenta del mismo antes incluso de que suceda gracias al coaching. No siempre vamos a acertar, quizás habrá momentos en que dudemos y cometamos errores, pero cada vez serán menos y el miedo al fracaso que teníamos en un principio serán cada vez menores.

Y ¿Por qué no?

¿Por qué no salirse del propio miedo?¿Por qué no buscar una alternativa?¿Por qué no enfocarnos donde sí podemos en lugar de donde no?

Pero… ¿por qué? El porqué nos lleva a la racionalización y no es una de las mejores preguntas para inducir la reflexión desde la emoción, sin embargo, ese propio cuestionamiento, puede llevar a preguntas de otro tipo: ¿Qué mejor inversión que la propia vida? ¿Quién dice que NO es posible? Si nos dirigimos a la PNL, ésta diría algo así (a grandes rasgos) como que el cerebro para por alto el “no”, luego la pregunta en realidad sería ¿Quién dice qué es posible? (véase, ¿Quién decide?). 

¿Qué se mueve por dentro que hace que pongamos nuestra vida en manos de las circunstancias, de nuestro jefe… de cualquier cosa fuera de nosotros mismos? Pero… ¿qué nos pasa?.

 Si recordamos quienes somos, recordaremos también todo lo que hemos hecho y de qué nos sentimos capaces. Cuando desde el miedo dices “no” ¿Qué consigues? ¿Qué evitas? Y si dijeras “sí” ¿qué pasaría? ¿Qué sería distinto en ti? ¿En qué lugar te pone? ¿Qué sería maravilloso de darte una oportunidad? Y tú, ¿Qué quieres?. (Esto no implica como lo más positivo para uno, lanzarse a todas las alternativas que salgan, sino que lo importante es ¿Desde donde elegimos? ¿Desde el miedo, la angustia, la parálisis o desde el convencimiento y el discernimiento?).

 Si has respondido a estas preguntas, eso que has visto ¿cómo lo quieres?. Es como hacer la carta a los reyes magos o pedir un traje a medida (y volvemos al ¿y por qué no?). 

Date cuenta de qué cambia en ti cuando te enfocas en el “sí” y qué cambia cuando miras al “no”. Vuelve de nuevo a la sensación en ti cuando miras al “si” en tu vida, en tu trabajo, en tus relaciones, en las nuevas posibilidades que se presentan… Sobre todo, date cuenta. Quizá ahora lo veas difícil o imposible y es posible, que así sea. Sin embargo, éste es el momento de mirar esa barrera que te impide dar un paso más. 

Ante todas estas preguntas, saltan miles de respuestas que empiezan por “porque…” y nos llevan a la justificación de lo que somos, hacemos y logramos en nuestra vida. Surgen afirmaciones como “si fuera tan fácil ya lo hubiera hecho” o “porque no es el momento para mi” o “las circunstancias no me acompañan”… etc. Y eso, es parcialmente cierto, como todo.

Quizá si supieras qué quieres, encontrarías el cómo (tarde o temprano). 

Hay dos factores fundamentales para que a alguien le cambie la vida: el compromiso real consigo mismo (sin excusas, asumiendo las consecuencias de sus actos, los riesgos y en definitiva, la responsabilidad sobre la propia vida) y la constancia. 

Si has tomado una decisión, has elegido y si no la has tomado, también. Ya sea para mantener las cosas como están, para cambiar radical o ligeramente, para dar un giro… Sea lo que sea, que por lo menos, sea consciente. Sabemos que hasta cuando parece que “no elegimos”, lo hacemos. Al menos, evitemos ser “víctimas” de nosotros mismos y convirtámonos en agentes activos de nuestra vida.

Se nos olvida que somos algo distinto al puesto que desempeñamos, la vida que vivimos o la imagen que ahora tenemos de nosotros. Somos un conjunto, una amalgama. Somos mucho más allá de una situación puntual. Tenemos problemas, es más, pasamos por situaciones, pero no somos ese problema.

Confundimos el ser con el estar.

El Coach es el que está encargado de ayudarnos a recordar nuestra esencia, lo que queremos. Está ahí para que nos comprometamos con aquello que elijamos, para decidir a qué decimos sí y a que dejamos de dar espacio en nuestras vidas. Y tú ¿a qué dices sí y a qué dices no en tu vida?  

Cada uno, esta ahí para hacerlo real o dejarlo como un concepto vacío.  La mala noticia es, que depende de uno mismo y la buena es… que depende de uno mismo.  Todo es posible.

¿Qué es el counseling empresarial?

manosa.gif

El counseling se podría confundir con escuchar a las personas pero es mucho más que eso, es un proceso que da la oportunidad a la persona de conocerse más y al gerente de promover ambientes de trabajo productivos. Los empleados pueden desarrollar gusto por su trabajo si éste y su vida privada no interfieren de forma negativa entre sí y el ayudar a las personas a entender sus problemas y cómo éstos afectan en su trabajo les ayuda a entender elementos esenciales de su propia personalidad. (Coles, 2003).

El counseling empresarial puede ser profesional cuando es desempeñado por algún psicólogo especializado, o no profesional cuando es desempeñado por los gerentes y supervisores como parte de su labor. Es este segundo tipo de counseling al que nos referiremos en el resto del artículo.

Colin Feltham (1997) menciona que counseling es implícitamente ayudar a la gente a descubrir mejores maneras de afrontar problemas personales y la forma en la que los problemas del trabajo o de casa se retroalimentan entre sí. En este punto es fundamental resaltar que el empleo de counseling empresarial debe limitarse a situaciones en las cuales los problemas referidos tienen un impacto negativo en el desempeño laboral ya que si el individuo que tiene el problema lo maneja de forma efectiva de manera que no afecta su trabajo, no es necesario que el gerente intervenga.
Continuar leyendo…

Paginas 18 of 35« Primera...10...1617181920...30...Ultimas »