Koaching

Coaching empresarial consciente

La efectividad de cualquier gestión empresaria depende más de la manera consciente en que se relacionan las personas entre ellas y con los recursos disponibles, que de los talentos unitarios o de la implementación de la mejor de las tecnologías informáticas.El modelo de gestión que prevaleciera durante gran parte del siglo XX está dando señales inequívocas de obsolescencia, y aun sabiendo que no funciona, todavía la mayoría de las compañías y profesionales se encuentran atrapados en él y no saben por cuál sustituirlo.

Nos dirigimos a todos aquellos que sienten esta crisis aunque todavía no puedan cuantificarla como para que figure en los balances (desconfianza, incomunicación, necedad, individualismo, resentimiento, soberbia, miedo, corrupción, etc.) y se consideran a sí mismos capaces de ser artífices y liderar una nueva manera de hacer empresa.

La propuesta de Coaching Empresarial Consciente se inscribe como una respuesta integral a estos desafíos, aportando un conjunto de metodologías y herramientas que permiten a los ejecutivos de los niveles estratégico, directivo y operativo dotarse de la agudeza y flexibilidad necesarias para lograr «cambios con sentido» en las organizaciones donde operan a diario.

Para ello, resultará fundamental el involucramiento consciente en un cambio personal que tocará aspectos e intereses propios que afectarán maneras históricas y arraigadas de vincularse en las organizaciones.

Los chinos decían:

– Lo que escucho lo olvido.
– Lo que veo lo recuerdo.
– Lo que hago lo sé.

Nosotros agregamos:

– Lo que pongo en consciencia, lo hago propio.

Aparece como una variable fundamental el que los actores sientan que se juegan algo importante en esta partida. No alcanza sólo con participar. Requiere involucrarse y deponer conscientemente acciones como el ocultamiento, la mentira, las complicidades, el rumor y otras, a favor de una mejor calidad de coordinación en la gestión diaria.

Gestión Consciente: hacia una nueva inteligencia empresarial

Nuestras empresas se están rompiendo en lugares insospechados.
W. E. Demming

coach_conc01.gif

Póngase por un momento en la piel del capitán de un barco (como el de la figura) que está pilotando su nave y se pregunta, ¿con cuántos y con cuáles de los icebergs que tengo delante me puedo llegar a chocar si sigo en la misma dirección y sentido?

Está claro que desde su posición, el capitán ve un sólo Iceberg (que resulta el más alejado desde nuestra mirada lateral). Lo que él no puede, desde su perspectiva, es detectar que el barco se romperá mucho antes y en un lugar bien diferente al que cree.

Algo de esto intentó advertirle, allá por los años 50, William Demming a los empresarios norteamericanos que no pudieron comprender la oportunidad que les estaban poniendo delante, y que pocos años después capitalizaran tan naturalmente los japoneses.

¿Cómo ocurrió esto?

Los empresarios norteamericanos formaban parte (y eran expresión) de un sentido común en el que consideraban que veían todo lo que había para ver, y por lo tanto no tenían disponible dar crédito a otras maneras de ver y hacer, del mismo modo que en su momento no dieron crédito a Galileo Galilei cuando señalaba que la Tierra no sólo no era plana, sino que además se movía.

Nos llama la atención que, aun conociendo los innumerables ejemplos de oportunidades que se han abierto cuando alguien se animó a reconocer algunas inconsistencias del paradigma vigente y liderar, a partir de trabajarlas como lo hicieron los japoneses al dar lugar a las ideas de Demming, las maneras de gestionar en occidente sigan careciendo de una conciencia para auto observarse que les permita a los ejecutivos y a sus organizaciones detectar los límites del paradigma de gestión actual y aprovechar estas instancias para crear futuro.

El mismo discurso que fue desechado por los norteamericanos fue capitalizado por los japoneses, y con ello revolucionaron el mundo de los negocios creando una «epidemia mundial de la calidad» sin precedentes. ¿Necesitamos más ejemplos de que animándonos a reconocer algunas inconsistencias del paradigma de gestión vigente posibilitaremos reencauzar cursos estratégicos de acción y evitar colisiones con «icebergs que no vemos y que seguirán por debajo del agua por donde circulan nuestras flotas»?

¿En qué consiste este animarse?

Muy simple:

1. En reconocer y revisar estas inconsistencias.

2. En utilizar competencias comunicativas y actitudinales para realizar este reconocimiento y revisión de inconsistencias a través de una propuesta de Coaching Empresarial Consciente que resulta un fantástico acceso a una nueva inteligencia empresarial, que permitirá a las empresas «bajar el agua» y mirar la basura que circulaba por debajo y trababa «invisiblemente» la gestión.

Sin ir mas lejos, podemos señalar dos ejemplos de inconsistencias a revisar que observamos a diario como consultores para la expansión de conciencia empresarial:

• Excelentes técnicos tropezando con torpezas interpersonales propias, tan poderosas como su brillantez individual, que los inhibe para comprenderse como tripulantes de un mismo barco con los demás ejecutivos.

• Grandes inversiones en tecnología informática sin una concepción integral de procesos orientados al negocio.

Se nos ocurre que usted también ha identificado estos y otros ejemplos muy concretos de inconsistencias empresariales. Veamos ahora más en detalle las herramientas de Coaching Empresarial Consciente que posibilitan realizar el saneamiento de los canales de desplazamiento de las compañías a fin de transformarlos en «vías rápidas y confiables» para llegar con menos costo a los puertos deseados.

Marcelo Krynski

Coach certificado por Asesco | Graduado Social | Master en Recursos Humanos por EADA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.