El coaching, un acelerador en bonanza y una necesidad en tiempos de crisis

Hablar de Viviane Launer es hablar de ‘coaching‘ en femenino. Formadora de personas y organizaciones, es una verdadera pionera de esta disciplina y la primera ‘máster coach’ en España, acreditada por la ICF (International Coach Federation). Launer ha sido la gran estrella invitada de la segunda y última jornada del Leadership Fórum Galicia, que se clausuró el sábado en A Coruña.

En su encuentro con los asistentes, Launer aportó las claves de un buen ‘coach’ y, sobre todo, defendió y definió lo que ella califica como una “profesión extraordinaria para las personas a las que nos gustan las personas”.

Aumentar la calidad de vida o potenciar el rendimiento industrial son sólo algunas de las ventajas de una técnica que se ha visto un poco banalizada. En este sentido, la formadora francesa defiende la profesionalización del ‘coaching’, que tiene sus propias escuelas y un código ético y que se alimenta, aunque se diferencia, de otras disciplinas como la psicología. Como claves del éxito para un buen ‘coach’ recomienda no juzgar, no dar consejos, ser interpretes jurados de tu objetivo, creer en el cliente, retarlo y partir del presente para ir hacia el futuro.

El motivo de este éxito se mide en una máxima de la disciplina, “permite que personas ordinarias consigan resultados extraordinarios”. Además, esta experta apunta que el retorno de la inversión en ‘coaching’ es para las empresas “del 300 al 700%” de lo invertido. En una situación de bonanza la disciplina es, según Launer, “un acelerador”; pero la situación cambia en los actuales momentos de crisis, donde se convierte “en una necesidad”.

Launer recaló en España en el año 1996, tras un periplo internacional como formadora de equipos de trabajo en algunas multinacionales. “Entonces nadie hablaba de ‘coaching’ y las empresas me miraban con cara rara”, ha admitido. Sin embargo, su tenacidad la llevó a dar los primeros pasos para instaurar la disciplina en nuestro país fundando y presidiendo aquí la sede del ICF.

En tan sólo una década, este organismo ha pasado de los 3.000 a los 20.000 socios -en España cuenta con 600- y a estar presente en 110 países. Y todo porque, según Launer, el ‘coaching’ es “una profesión en auge” a pesar de que existe desde hace más de 30 años.

Artículos Relacionados