Coaching, el observador diferente

Todos nosotros hemos contado con la experiencia de haber tenido un maestro o guía para aprender habilidades o para mejorar en un tema determinado. Una vez aprendido, y viendo los resultados obtenidos, quedamos agradecidos de nuestro instructor o coach.

Pero, ¿qué sucede cuando tenemos un problema y no sabemos cómo superarlo?

Y esto ocurre. Todos, por mas disposición y mente abierta al cambio que tengamos, somos ciegos en algún área. Es en este ámbito en el que aparece el Coaching. El Coach nos ayuda a mirar de manera distinta nuestro problema.

el_observador

Elegir a un Coach no significa que algo está mal conmigo, es simplemente reconocer que hay cosas que no sé. El aceptar que no cuento con el conocimiento necesario no me descalifica, por el contrario, me ayuda a crecer y me da la oportunidad de adquirir nuevos conocimientos.

Al hablar de Coaching nos referimos específicamente al Coaching Ontológico. El coaching ontológico es un proceso de aprendizaje a través del cual transformamos el tipo de observador que somos con la ayuda de una persona que sirve de coach. El coaching ontológico es, básicamente, un proceso conversacional.

¿Cómo se desarrolla el coaching?

En el coaching, el que conduce el proceso es el coachee (es la persona que recibe el coaching) más que el mismo coach. El coaching se funda en el principio de la autonomía del coachee. Es él quien decide, quien opta, quien en último término resuelve.

Entonces, ¿cuál es la función del Coach? La función del Coach es la de apoyar a la persona en lograr los resultados mencionados por ella y el resultado del coach se ve reflejado en los resultados de esta persona, en sus logros, en su cambio.

Para lograr estos cambios el coach utiliza el lenguaje (verbal y corporal) como base para su trabajo. El hablar y escuchar del coach son un factor determinante en la relación entre ambos y en la efectividad para los logros de la persona.

En el coaching, el coachee elige el enfoque de cada reunión. El coach escucha y proporciona retroalimentación, y permite que el coachee se dé cuenta de sus aciertos y áreas de mejora gracias a sus observaciones y cuestionamientos

Quiero ser un Coach, ¿puedo?

Un buen coach, ante todo es un facilitador del desempeño. Es decir, ayuda a su coachee a realizar de manera adecuada su trabajo.

Como segunda característica podría mencionar que debe ser un buen comunicador. Primero debe escuchar, muchas veces esto nos cuesta ya que preferimos dar nuestro punto de vista antes de que nuestro interlocutor termine de contar todo su problema. El siguiente paso es entender lo que nuestro coachee nos está diciendo. Aquí el coach demuestra su habilidad, lo que tiene que desarrollar es el arte de hacer preguntas para poder encontrar el problema. Finalmente el coach lo que hace es mostrar una alternativa ante un problema. El coach no le va a decir al coachee cómo solucionar ese problema, lo que hace es enseñarle distintas maneras para poder resolver esa dificultad.

La tercera característica es: ser un observador distinto. Con esto no quiero decir otra cosa que un coach no debe limitarse a ver un determinado problema o situación desde el mismo punto de vista de su coachee. Tiene que tener la habilidad de poder analizar el problema desde distintos puntos de vista, lo cual le permitirá dar nuevas alternativas de solución al problema.

Lo que propone este modelo es que directivos y gerentes actúen como agentes de aprendizaje, guiando a personas y equipos a alcanzar resultados sorprendentes. Las organizaciones encuentran en esta disciplina una poderosa herramienta para disolver los obstáculos que limitan la acción e impiden la concreción de proyectos, creando espacios de crecimiento, promoviendo la innovación y la creatividad.

Como menciona el Sr. Omar Ossés en su artículo ¿qué pasaría si yo inventara mi queso? “los emprendedores, los que crean el futuro, están parados en un lugar de responsabilidad, hacen que las situaciones pasen. Los que inventan posibilidades se hacen cargo de lo que no funciona y diseñan lo que quieren lograr. Desde este punto de vista, muchas personas tienen la capacidad de adaptarse al futuro y unos pocos tienen la visión para inventarlo.”

Es cierto, las empresas hoy en día no pueden basarse sólo en los logros actuales, tienen quedesarrollar nuevas habilidades y aprender a superar rápidamente los inconvenientes que puedan surgir.

Ante esta afirmación surge una nueva pregunta: ¿cómo puedo prepararme para un futuro incierto?

Si una organización cuenta con personal capacitado y en constante aprendizaje, ante un cambio o ante el surgimiento de un problema lo superarán de manera adecuada.

Por el contrario, las empresas cuyo personal se encuentra desactualizado o simplemente vive del buen momento en el que se encuentran sin prever el futuro, cuando se les presente una dificultad o tengan que cambiar, el proceso de cambio será lento y a muchas personas les chocará el cambio porque no están acostumbrados a ello.

Es por esta razón que decimos que el Coaching es un estilo de gestión para que personas,profesionales y organizaciones mejoren sus competencias en este contexto de cambio constante.

Se puede decir que el Coaching es una valiosa herramienta gerencial que no sólo ayuda a la persona que lo recibe, sino que fortalece las capacidades de la organización en la que se desarrolla.

Enrique Soriano
T&R Consultores