Koaching

Moviendo a la Gente

Un buen principio de acción en el coaching es movilizar esa parte de las personas que hace que se mantengan vivas. Es decir, sus valores, sus principios, sus encuadres… en definitiva, para mi, el coaching, como práctica humanista no terapéutica (leí esta expresión en un artículo y me encantó) consiste en ayudar a reconectarse con uno mismo, con nuestra fuente original.

De algún modo, acaba resultando como rozar por un instante con la yema de los dedos, el alma de las personas… y desde ese lugar, supone un recordatorio de que cada una de esas personas pasa por un momento determinado, sin ser ese momento en sí… y lo más importante, que la persona SE DÉ CUENTA DE ELLO. En cada uno están todos los recursos para afrontar cualquier situación. Somos completos.

Es como ayudar a recordar una melodía. Es igual. Es entrar en contacto con el otro y a través de uno mismo como espejo, hacer que recuerde aquello que le da fuerza, le apasiona, le hace sonreir… o hace que se levante cada mañana. Relativizar lo que a veces magnificamos y magnificar lo que a veces relativizamos.

El movimiento, puede ser sutil, apenas perceptible… o todo lo contrario. Eso sí, siempre a la medida de la persona, de sus necesidades.

Es ayudar a que otro se mueva por sus propios medios. Nada tiene en realidad que ver con la valía, la experiencia o los recursos del coach, sino del coachee (el coach, obviamente ha de tener la formación y las habilidades necesarias para hacerlo, pero el trabajo duro y el éxito en los resultados, dependen y se refieren al coachee).

De este modo, el reencuadre es una herramienta fundamental. El cambio de perspectiva desde un lugar en el que predomina la duda o la angustia a un lugar diferente, desde el que actuamos, pensamos y nos movemos de forma diferente y muchas veces, más constructiva que la anterior. Pero de nuevo, este trabajo le corresponde al coachee. El coach enfoca, ilumina ciertos lugares que están en sombra (iluminar, en el sentido de arrojar luz y no en el sentido de sapiencia, conocimiento o cualquier otro concepto que situe al coach por encima del coachee).

En este sentido, en las empresas al coach se le suele interpretar como un consultor que va a aportar soluciones a problemas específicos, como si tuviera en su poder el conocimiento universal. De este modo, se falta a un principio fundamental de este trabajo. Si lo que necesitan es una solución empresarial, entonces hablamos de asesoría. Es perfectamente lícito combinar ambas cosas, eso sí, diferenciando cuál es cuál.

El coach entiende de gente, ese es su trabajo, ayudar a convertir lo potencial en parte activa. Claramente, cuanto más conocimiento se tenga del mundo y el lenguaje empresarial, más sencillo será entender la situación por la que pasa el otro… no obstante, entrar en los detalles de la situación nos adentra más en el problema y nos aleja de la solución. Si bien es cierto que los procedimientos internos pueden fallar en la productividad, o en la organización de una empresa, también es cierto que la mayor parte de los problemas generados en la empresa abocan en problemas de entendimiento,  comunicación, actitud, equipo, etc. Aún apesar de una excelente organización interna o decisiones bien tomadas, cuando fallan las personas, falla todo lo demás.

Así, en el fondo, supone una ayuda para que despierten partes adormecidas por el tiempo, el conformismo o el miedo a hacer algo diferente desde la creatividad y el cambio generado de dentro a fuera y no al revés.

4 Comments

  • Oscar

    Fenomenal artículo. Me gustaría comentar que a veces los pequeños detalles de un superior hacia ti son muy importantes. Hoy por ejemplo, me ha surgido un viaje a Mexico, mi jefe sabe (o se lo he hecho saber) que se me fastidiaban dos fines de semana y que para mí el fin de semana era sagrado, pues bien la empresa ha pagado el doble por el billete para que yo este aquí el jueves. De esta forma me ha tocado la fibra y me hace estar más motivado para dar la charla en Mexico. Aún así salgo el domingo, pero con este acto de generosidad es un mal menor.

    Un saludo y enhorabuena por el artículo.

  • Ana

    Estupendo artículo. Me ha encantado el símil que hace sobre ayudar al coachee a recordar su propia melodía, a conectar con lo que está en su esencia, y a moverse según el ritmo que necesita cada uno.
    Enhorabuena por el artículo.

  • Edaurdo

    Bueno. Aquí estoy. He de decir, que si todo es así, entonces cambiará mi visión del coaching. te digo mi actual opinión, tal y como la he vivido: Coaching es hacer que, a base de preguntas, uno se de cuenta de que es gilipollas, lo reconozca y encima, esté agradecido por ello.

    Creo que esto ya te lo comenté en algún momento. La visión que das puede parecer idealista pero qué duda cabe que es lo que el coaching debe intentar conseguir por todos los medios.

    Un saludo y un besote.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *