Reuniones de constitución de equipos

Tanto si empezamos un proyecto con un equipo nuevo o con uno heredado, una reunión de constitución o de impulso puede ser importante para todos los participantes

Al comienzo de la reunión, es imprescindible presentar a los miembros del equipo. Tenemos que pedir a cada participante que se presente con brevedad, diciendo, por ejemplo, su nombre, departamento, experiencia y función en el equipo.

A continuación, es de vital importancia explicar con claridad a todo el mundo el propósito del equipo. ¿Cuáles son las metas fijadas? ¿Qué deben lograr? ¿Dentro de qué tiempo?. En esta fase debemos tratar de conseguir el consenso.

Establecer las normas de base sobre cómo funcionará el equipo debe ser nuestro siguiente paso. Tenemos que explicar cómo se tomarán las decisiones y cómo funcionarán las reuniones.

Todo esto ha de servir para instaurar un sentido de misión común y cohesión del equipo. Ese sentimiento deberá provenir de nuestro propio entusiasmo sobre la misión del equipo. Si nosotros mismos no vivimos con pasión el cometido del equipo que lideramos, difícilmente podremos extenderlo al resto del grupo.

Artículos Relacionados